• Bajo Ninguna Circunstancia Las Terapias Complementarias Sustituyen Ningún Tratamiento Médico Tradicional

Carta A Mi Perro De Edad Avanzada

Carta A Mi Perro De Edad Avanzada

Recuerdo cuando eras una cachorrita llena de energía y vitalidad…

Siempre has sido mi mejor amiga y mi maestra de vida.

Me has enseñado a amar incondicionalmente, sin esperar nada a cambio

Podías comprender todos mis estados anímicos con solo verme, y nada de lo que sucediera en mi vida te alejó de mi lado, tu fidelidad estuvo presente en cada llanto, mal humor, incluso cuando deseaba momentos de soledad supiste enseñarme que aun así podías estar a mi lado acompañándome, cerquita mío protegiéndome con tu sola presencia…

Tus paseos llenaban las calles de felicidad, energía y vitalidad, ibas iluminando tu recorrido con esa luz que tienes que no puedo explicar.

Hoy, los años han pasado y tu paso se volvió más lento, más cuidadoso, lo he notado  cuando tus ojos se empañaron  con un color blanquecino como las nubes del cielo.

 Al principio no podía comprender que sucedía, ¿por qué al jugar a las escondidas ya no me encontrabas tan rápidamente como antes…?

Y comencé a contar los años que llevamos juntas, cada recibimiento con llantos de felicidad y alegría al volver a casa, y me di cuenta que había llegado el momento de demostrarte cuánto aprendí de tu presencia en mi vida.

Hoy me toca ser tu lazarillo, amarte tal como lo hice todos estos años pero con la misma paciencia que me transmitías cuando yo me sentía perdida.

Hoy me toca ser tu amor incondicional en tus momentos de dificultades. Guiarte por los mismos recorridos de todos éstos años que dejaron tus huellitas, pero aminorando el paso para que puedas reconocer nuestro territorio con tu olfato y sentirte segura a mi lado.

No sé cuánto tiempo nos quedará por compartir, pero puedo prometerte que si algo me enseñaste, es que cuando se ama incondicionalmente, uno solo acepta lo que es, sin importar qué…

Cada vez que nuestras miradas coincidían nos hemos dicho todo, hablamos desde el corazón… en cada caricia y en cada beso nos hemos demostrado cuanto nos amamos, nada cambiará nuestro vínculo de Amor

Estaré ahí por ti hasta que tus ojos se cierren para siempre y tu corazón me regale su último latido de amor.

Solo te pido que no temas, que confíes en mí, seré fiel y te cuidaré de la misma manera que lo has sido conmigo desde que nos elegimos.

Y tu recuerdo será indeleble en mi alma por siempre.

Cuando llegue el adiós solo sabré decirte: Gracias!  Cumpliste tu misión de Amor!

Florencia Lozada Universo Shanti

Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin citar fuente (www.universoshanti.com) y autor

2 comentarios

  1. La única vez que nuestros animalitos nos rompen el corazón es cuando el de ellos deja de latir. A celebrar los años compartidos y a acompañar en la transicion cuando llegue el momento. Un fuerte abrazo a las dos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *